Sensores contra masificaciones en las playas de Barcelona


La llamada nueva normalidad llega a las aguas de Barcelona. El ayuntamiento ha instalado 18 sensores para medir la ocupación de las diez playas con las que cuenta la capital catalana. Lo que se calcula es el espacio libre de arena, sin identificar ni contar el número de personas. Los límites están en total entre 25000 y 38000 bañistas.

“Donde se concentra la mayoría de la gente que va a la playa, hemos puesto unas vallas perfectamente mimetizadas para definir los puntos de acceso. Cuando los sensores detectan que las playas están por encima de su capacidad, lo que se hace es cerrar fácilmente esos accesos”, explica Marc Pérez-Batlle, responsable de proyecto en el Instituto Municipal de Tecnologías de la Información de Barcelona.

Durante algunos de los días, las autoridades han cerrado playas para evitar contagios por el coronavirus, aunque el propio Pérez-Battle asegura que no ha habido problemas al comprender la población las circunstancias. La ausencia de turistas ha provocado que los locales hayan optado, al contrario de otros años, por enclaves habitualmente repletos de extranjeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shell İndir HackLink w4rezm Oyun Hileleri