El verdadero drama familiar de Lydia Lozano



ABC
Actualizado:16/02/2020 16:17h
Guardar
Noticias relacionadas

Lydia Lozano se convirtió de la noche a la mañana en la protagonista de la semana tras hacer pública una conversación que afectaba directamente a Rocío Carrasco y a Rocío Flores. La periodista entró en un terreno pantanoso al afirmar que madre e hija habrían estado manteniendo conversaciones poco amistosas en los últimos meses vía Whatsapp. Tras la negación de Antonio David Flores, además, se dejó caer que la joven lo habría hecho todo a espaldas de su padre.

Tanto el exmarido de Rocío Carrasco como su hija negaron las informaciones, pero Lydia continuó afirmando que era verdad. Posteriormente se demostró que todo había sido una trampa tendida por José María Franco, exchófer de Rocío Jurado, dándole pruebas falsas. Él sigue manteniendo que todo es real, que puede demostrarlo y que quien miente es la hija de Rociíto.

Todo este asunto ha terminado volviéndose en contra de Lydia Lozano y poniendo su labor como periodista en duda, algo que, más que a su reputación, parece haber afectado a su madre. Anoche, la televisiva acudió al plató de «Sábado Deluxe» para someterse a las críticas de sus compañeros, pero finalmente terminó confesando entre lágrimas el drama familiar que ha supuesto para ella lo ocurrido con la familia Flores Carrasco.

«Mi madre, con 91 años, el jueves se tuvo que tomarse una pastilla por este tema… Con el daño que le hago a mi familia, con el daño que ya le hice, esto no compensa», decía, hecha un mar de lágrimas. El delicado estado de salud de su madre por su avanzada edad es lo que más le preocupa en estos momentos. Además, asegura que le produce mucho dolor que se cuestione su trabajo por la repercusión que ello tiene para su familia. «Mi madre me dice, cómo pueden poner en duda que eres periodista…», y añadía, «Mis padres me pagaron una carrera para que yo fuera feliz, cómo no me va a doler».

A pesar de todo, una de las implicadas en la polémica, Rocío Carrasco, consiguió emocionar a Lydia al aceptar sus disculpas tras haber hecho públicas las informaciones falsas sobre ella y su hija. «Siempre se aceptan los perdones», una frase que tal vez también se aplique próximamente a sus relaciones familiares. Lydia Lozano, por su parte, no ha podido sino alabar la actitud de Rociíto: «Me podría haber atacado, haber puesto a parir».

Temas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *