el peor Simeone y la cruda realidad para el mercado de enero




Noticias relacionadas

El Atlético de Madrid está en crisis. Ya se puede hablar de ella, teniendo en cuenta marcha sexto en Liga a seis puntos de Barcelona y Real Madrid, a expensas de que se juegue El Clásico, y a cinco de diferencia del Sevilla, actual tercero. Solo ha ganado uno de sus últimos siete enfrentamientos (entre Liga y Champions) y apenas lleva seis victorias en quince jornadas del campeonato doméstico. Todo ello bajo mínimos de cara a portería, ya que son los peores datos goleadores de los colchoneros en toda la era Simeone.

Los datos son para preocuparse y cada vez son más las voces que empiezan a preferir un Atleti sin Simeone a partir de la próxima temporada. Tiene tiempo para reaccionar, pero sabe que necesita un cambio en su equipo. Tras caer derrotado contra el Barcelona excusó el mal momento en “un año de transición”, pero no le valió al club como explicación de los malos números que registra el Atleti esta temporada. La corrección (por decirlo de forma bonita) de Clemente Villaverde al Cholo fue muy representativa.

Simeone y el Atleti están lejos del Madrid y de Barça, los cuales no vienen protagonizando un arranque de temporada perfecto. También ha empezado a perder la estela con el Sevilla y ahora su pelea está por entrar en los puestos de Champions. Un objetivo que no se corresponde a la realidad de este equipo tras años peleando de tú a tú con los dos grandes y con un bagaje, ahora inexistente, con los que venían por detrás como los de Nervión, Athletic o Real Sociedad y que ahora están delante suya.

Joao Felix

tuttosport.com

La ‘transición’ de Simeone

Las salidas de Griezmann, Rodri y Lucas Hernández fueron muy duras y los sustitutos no terminan de arrancar. Simeone ha tenido que lidiar con una defensa totalmente nueva y pasar por la adaptación de sus refuerzos, pero tampoco algunas de sus decisiones han acompañado. Entre la afición no ha gustado por ejemplo que retirara del campo a Joao Félix ante el Barça. El portugués, por el que se pagaron más de 120 millones, no ha demostrado todavía el nivel que dio en el Benfica, pero es el que ilusiona a los colchoneros. Y Simeone le ha cortado las alas más de una vez.

El gran problema del Atleti está con el gol. Hacía 14 temporadas que el club del Manzanares -ahora de San Blas- no registraba unos números tan pobres de cara a portería. Solo lleva 16 goles en 15 jornadas y otros seis tantos en cinco choques en la fase de grupos de Champions. La responsabilidad ha recaído toda en Álvaro Morata, al tiempo que Simeone perdió a Diego Costa, primero en lo anímico y luego en lo físico. La aportación del hispano-brasileño de cara a gol ha sido casi nula (dos goles) y ahora, lesionado, se busca otro delantero.

Simeone, en el banquillo del Atlético de Madrid

EFE

El Atleti parecía reacio a fichar en enero, sobre todo por cuestiones económicas, pero ahora parece dispuesto a hacer un esfuerzo. Si no es en este mercado de invierno, será en verano, pero cada vez es de más urgencia reforzar el ataque antes de que sea demasiado tarde. Los de Simeone, quieran o no, luchan ahora por entrar en Europa cuando la misión que les correspondería sería pelear con los de arriba. La llegada de un punta de categoría daría un impulso al equipo.

Los ‘nueves’ para enero

Suenan Edinson Cavani y Timo Werner, nombres ilusionantes cuanto menos, pero habrá que ver si ambos están dentro de la realidad del club. Para que llegue uno de ellos habría que vender (a Costa el primero) y convencer luego al jugador de llegar en enero a un club que se jugará el billete a los octavos de Champions en la última jornada de la fase de grupos ante el Lokomotiv. Parece más sencillo el fichaje de Cavani, que quiere salir del París y le atrae aterrizar en Madrid, pero el PSG es un club reacio a dejar marchar a sus estrellas. Lo de Werner, que puede gustar, entrama todavía mayor complejidad. Ninguno saldría barato.

El Atlético prepara el partido contra el Villarreal

Joao Félix, Morata, un nuevo punta, Oblak y a soñar con que la zaga defensiva por fin se asiente y vuelve a ser el muro que fuera (con otros protagonistas) durante tantos años con Simeone al frente. El Cholo pasa por horas bajas y el Atleti tiene que pensar en su futuro. A corto plazo pasa por que el argentino y el equipo reviertan esta situación. A largo plazo pueden haber dos planos bien diferenciados dependiendo de si Simeone logra o no su cometido. El 23 de diciembre cumplirá ocho años en el banquillo del equipo de sus amores. ¿Soplará las velas con el agua al cuello?

[Más información: Simeone se excusa “en un año de transición”… y el Atlético le da un toque de atención]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *