termina nominada y con Kiko Jiménez expulsado


La sexta gala de «Gran Hermano VIP», como todas las anteriores en esta edición, volvió a estar repleta de tensión entre los once aspirantes que quedan en la casa de Guadalix de la Sierra. En una velada, por cierto, que dejó a Kiko Jiménez como el quinto expulsado del «reality» que presenta Jorge Javier Vázquez en Telecinco. La peor noticia posible para Estela Grande, la mujer de Diego Matamoros y que había forjado un fuerte vínculo con el joven durante la convivencia. Estela encajó la decisión entre lágrimas, aunque todavía le quedaba lo peor: terminó nominada junto a Irene Junquera y Adara, que se postula como su nuevo apoyo dentro de la casa.

Gran Hermano VIP

La noche comenzó con varios frentes abiertos en Guadalix. Por un lado, la incontrolable aversión de Noemí Salazar y Alba Carrillo hacia Adara Molinero, en constante conflicto con ambas y con Mila Ximénez, que después de que se salvara de la expulsión la pasada semana tras acercarse a Adara, ha vuelto a alejarse de ella. «Están bastante amargaditas. Deberían divertirse más. Noemí lo único que sabe decir es que está fatigada y de Satanás. A la otra [Alba], hablar de mí y de su ex. Y Mila hija, tienes bastante maldad. La has vuelto a sacar», espetó Adara. Por una vez, Kiko Jiménez coincidió con esta última para «justificar» su relación de «amistad especial» con Estela Grande. «Son unas sinvergüenzas. Lo que tienen que hacer es centrarse en sus vidas», comentó el exparticipante de «Mujeres y hombres y viceversa».

Más allá de ello y de la trama de infidelidades entre el Maestro Joao y Pol Badía, su pareja, el programa emplazó a Kiko Jiménez y al propio Joao a acudir a la Sala de Expulsiones. Aunque antes, Kiko siguió cargando contra Alba, Mila, Noemí Salazar y compañía. «Si me voy, lo haré orgulloso. Porque sin mí, a ver qué cojones hacen aquí. Que son un coñazo. Solamente saben dormir y quejarse».

La expulsión de Kiko… y su doble visita

Los augurios de Kiko se cumplieron e instantes después, Vázquez anunció su nombre (con más de un 70% de votos) como el del nuevo expulsado de «Gran Hermano VIP». Aunque el periplo del joven por el «reality» estaba lejos de terminar. Primero, el formato le dejó despedirse de Estela, que acudió a la Sala de Expulsiones para decir adiós al joven. «Que la gente diga lo que quiera. Tú eres mi “Gran Hermano”», le dijo la mujer de Diego Matamoros, emocionada. «Nos vemos fuera», se prometieron.

A Kiko, sin embargo, le quedaba todavía una sorpresa más, aunque esta no tan agradable: la visita sorpresa de su novia, Sofía. «¡Anda, si te acuerdas de mi nombre!», le dijo la joven a su pareja, nada más hacer acto de presencia en Guadalix. Kiko no dejó de justificarse desde que ambos comenzaron a dialogar. Incluso parecía que había conseguido capear el temporal, en especial cuando consiguió robarle un beso a Sofía. Pero nada más lejos de la realidad. «No me convence», terminó diciendo la joven, antes de que ambos emprendieran el camino de vuelta a Mediaset.

Mila y Noemí, nuevas líderes

Entretanto, el programa celebró su prueba de líder: una suerte de «juego de la silla» que terminaron ganando Mila Ximénez y Noemí, al sentarse al mismo tiempo sobre el «puff» definitivo. Ambas, por tanto, compartirán el liderazgo de la casa durante la próxima semana y con su victoria en la prueba, lograron la inmunidad y el «poder extra» de cara a las nominaciones. Nominaciones, por cierto, en las que no podría entrar Pol Badía, al acabar de entrar en «GH VIP».

Con Kiko y Sofía de vuelta a plató, el formato puso su foco en la relación entre ellos. El joven fue abucheado por el público nada más llegar a Mediaset, donde arribó envuelto en un ambiente de lo más hostil. «Te he abierto las puertas de mi casa, pero has jugado con mi hija delante de toda España y me has fallado», le dijo Maite Galdeano, la madre de Sofía. El joven, por su parte, no dejaba de justificarse. «Es una locura lo que se vive allí. Si pudiera, volvería a hacer lo mismo», comentó, antes de intentar cambiar el punto de atención… sin éxito. «Quizá todo esto ha sido un montaje entre Diego y Estela», comentó, ante el estupor de los presentes en plató.

Tensión en las nominaciones

A continuación, dieron comienzo las nominaciones… en las que Estela envió un recado más que evidente a El Cejas, cuando le dio tres puntos por «no haber salvado a Kiko» cuando tuvo la opción de hacerlo la semana pasada. «Lo hice porque no quería subir a ninguno de mis compañeros. Tuve mis motivos para no hacerlo. Kiko es mi amigo, pero es una decisión que tomé», comentó el «youtuber».

#ENCUESTA ¿Quién será la próxima expulsada de #GHVIP? https://t.co/eeta7SvKfG#GHVIPGala6#GHVIP11O#SomosLaAudiencia11O

— ▶️ Play TV (@ABC_PlayTV) October 10, 2019

Tras la ronda, fueron Adara, Estela e Irene Junquera las que terminaron nominadas, aunque Mila y Noemí podían usar su «poder» para librar a una de la quema y meter a otra en su lugar. Pero antes, Kiko tenía que despedirse de los aspirantes…. y el joven no dejó títere con cabeza. «Alba, deja de dormir siestas, que se ve todo en el 24 horas. Y Cejas, vamos a seguir siendo amigos, pero por tu culpa aquí estoy», comentó Kiko, sin morderse la lengua. Instantes después, llegó el momento de que Noemí y Mila pudieran salvar a una de sus compañeras. Y parecía que harían lo propio con Irene, pero no fue así, porque no querían comprometer a El Cejas, el siguiente en cuanto a votos –que sumaba los mismos que Joao, aunque ninguna de las dos reparó en ello–. Así, las nominaciones no cambiaron en segunda instancia y las tres jóvenes quedaron en la palestra de cara a la siguiente gala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *