La que fue capital de los Estados confederados elige a su primer alcalde negro



SeguirDavid Alandete@alandeteWashingtonActualizado:09/10/2019 18:31hNoticias relacionadas

La que fue la capital de los Estados Confederados de América ha elegido a su primer alcalde de raza negra 124 años después de que acabara la guerra civil norteamericana y la esclavitud. La ciudad de Montgomery, de 200.000 habitantes y capital de Alabama, votó el martes en un 64% a favor del juez Steven Reed, de 45 años, que tomará posesión del cargo el 12 de noviembre.

Fue precisamente en el Capitolio de Montgomery donde siete estados esclavistas formaron en 1861 la Confederación, donde negociaron y aprobaron su constitución y donde el único presidente de ese breve país, Jefferson Davis, juró el cargo. Cuando Virginia se les unió unos meses después, la capital confederada fue trasladada a Richmond, principal ciudad de ese estado.

Durante la guerra civil, Montgomery fue uno de los epicentros de la Confederación, cuyos 13 estados se levantaron en armas cuando la victoria de Abraham Lincoln en las elecciones presidenciales de 1860 puso en riesgo la esclavitud. Allí, en el discurso de su toma de posesión, el presidente confederado Davis defendió el derecho de los estados sureños de que se respetara «su derecho a la propiedad».

Aunque el Ejército confederado perdió la guerra y la esclavitud fue abolida, la separación entre blancos y negros se mantuvo en Montgomery, Alabama y el resto del sur durante más de un siglo. Y en esa ciudad lideraron protestas y marchas activistas como Martin Luther King Jr. o Rosa Parks, la mujer negra que se negó a ceder su asiento en el autobús a un pasajero blanco precisamente en Montgomery.

En 1965, un siglo después de que acabara la guerra civil, los activistas a favor de los derechos de los negros organizaron tres marchas de 80 kilómetros desde la localidad de Selma hasta Montgomery para defender su derecho al voto. La policía trató de dispersarles a porrazos, con gas lacrimógeno y azuzando pastores alemanes.

Entonces, el inquilino político más célebre de Montgomery era George Wallace, acérrimo defensor de la segregación racial, fallecido hace dos décadas. Nunca hubiera imaginado el demócrata Wallace que la misma ciudad desde la que defendió el racismo institucional llegaría a elegir a un alcalde negro que además es de su mismo partido.

Reed dijo después de ser elegido: «Lo importante de estas elecciones no soy yo, sino mis ideas. Lo importante son los sueños y esperanzas que tenemos como colectivo». El 60% de la población de Montgomery es, como el alcalde, de raza negra.

Temas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *