Un partido «de centro», floral e inflexible con Vox



SeguirMariano Calleja@MarianocallejaSeguirAdrián Mateos@admateosActualizado:14/09/2019 02:36hNoticias relacionadas

En días previos a la convención que tiene lugar en el Palacio de Congresos Europa de Vitoria, diferentes voces autorizadas del PP vasco coincidían en que el más mínimo acercamiento a Vox de cara a los futuros comicios, en especial a los autonómicos, conduciría al partido a un nuevo «mazazo» electoral. No es un sentir homogéneo pero sí revelador, pues es la posición que defiende el sector más próximo a Alfonso Alonso, presidente de los populares vascos, que levantarán su nuevo proyecto en base a tres pilares: la «centralidad», la defensa de las «singularidades» del País Vasco y la lucha contra el nacionalismo.

Centralidad

En el documento sobre comunicación política desvelado ayer, el Partido Popular vasco deja patente sus reticencias hacia un acuerdo con Vox que ven con buenos ojos en algunos sectores de la dirección nacional. El propio Pablo Casado, que será el encargado de cerrar el cónclave de Vitoria este sábado, se mostró favorable a constituir en el conjunto de España una coalición semejante a la de «Navarra Suma». Aunque no nombran directamente al partido que lidera Santiago Abascal, los populares vascos inciden en diversos puntos en la importancia de actuar desde la «centralidad política» y de alejarse de «movimientos de carácter populista a izquierda y derecha». «Estamos en la centralidad, alejados de los extremos y la radicalidad», reza el documento. El propio Alfonso Alonso subrayó recientemente que la alianza con Vox es poco menos que una «línea roja» que no estaba dispuesto a cruzar: «Tienen una visión diferente de España», subrayan fuentes próximas al líder popular.

Defensa de la foralidad.

Uno de los puntos de fricción entre el PP vasco y Vox es lo relativo a las llamadas «singularidades» del País Vasco. Es decir, el Concierto Económico y la foralidad. El «arraigo» a la tierra vasca es de hecho otro de los pilares del proyecto de Alonso. Al objeto de «recuperar» su presencia en la Comunidad Autónoma, los populares tratarán de convertirse en un «referente fuerte» del constitucionalismo «que diga alto, claro y sin remilgos que defender los intereses del País Vasco es defender los intereses de España». Argumentan en su escrito que todas las facciones del Partido Popular en España «tienen su personalidad propia, su acento y sus rasgos distintivos». «Los tienen el PP en Madrid, en Galicia y en el País Vasco», apunta la dirección autonómica, que considera que «resaltar» ese perfil le permitirá «reconectar con una mayoría social vasca» que vota a partidos «apegados a Euskadi».

Contra el nacionalismo

El PP vasco mantendrá su discurso crítico contra PNV y EH Bildu, principales referentes de un nacionalismo que bajo su punto de visa «busca la ruptura de los vascos con el resto de los españoles» y convierte en «extranjeros en su tierra a quienes no comulgan con sus postulados». También hacen mención en su programa a la reivindicación de la «Memoria» frente al relato de aquellos que, «lejos de condenar la historia criminal de ETA», mantienen una «estrategia de exculpación y de justificación» de la banda. «Después de más de cuarenta años de terrorismo de ETA, la sociedad vasca enfrenta el reto de reconstituirse desde una profunda exigencia ética», defienden los populares.

Temas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *