La Fiscalía pide ampliar el plazo de investigación a los Pujol



Javier Arias LomoSeguirLuis P. Arechederra@luispearecheActualizado:14/09/2019 02:38hNoticias relacionadas

La investigación a la familia Jordi Pujol Ferrusola, que parecía encontrarse en la recta final tras siete años de pesquisas, podría contar con un capítulo más tras la petición de ayer de la Fiscalía de seguir investigando el origen de la fortuna de la familia que más poder aglutinó en Cataluña durante más de dos décadas.

La petición del Ministerio Público de ampliar el periodo de investigación radica en que aún no han llegado las comisiones rogatorias de Andorra y Luxemburgo. «Están pendientes que se cumplimenten diligencias de prueba, concretamente dos comisiones rogatorias, a Andorra y Luxemburgo, de cuyo resultado podrían derivarse la necesidad de practicar nuevas diligencias, o en su caso, como así dispone el mismo texto legal en su número cinco, diligencias complementarias», reza el informe de la Fiscalía Anticorrupción al que ha tenido acceso este periódico.

El juez José de la Mata ya amplió la instrucción durante 18 meses más en marzo de 2018, y aunque el objetivo de los investigadores era cerrar la causa antes del próximo 23 de diciembre, no se descartaba, como finalmente ha ocurrido, solicitar una prórroga ante la posibilidad de no recibir a tiempo la información necesaria proveniente de Francia, Liechtenstein, Andorra y Luxemburgo.

«La instrucción debe reflejar una investigación eficaz como sinónimo de agotar cuantas posibilidades razonables de indagación resulten útiles para aclarar los hechos».

Así, el magistrado José De La Mata , tras el informe de la Fiscalía, dictó una providencia para preguntar a las partes personadas en la causa y para que estas «puedan alegar por escrito lo que a su derecho convenga en orden a la petición».

Informe de la UDEF

El último informe policial sobre los Pujol Ferrusola, elaborado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y con fecha del pasado 30 de julio, cifraba en 290 millones la fortuna que habría amasado la familia. Los investigadores apuntaban que la riqueza del clan se había producido a través de actuaciones propias del «crimen organizado».

La defensa de los Pujol, por su parte, alega que las comisiones rogatorias nunca han desvelado fondos nuevos de la familia, y aseguran que los países extranjeros siempre se han referido a movimientos de dinero ya reconocidos y supuestamente regularizados. En un escrito al que ha accedido ABC, los abogados de los Pujol Ferrusola han solicitado al juez que pida a Hacienda un informe que corrobore esta versión. Según ellos, Andorra y Luxemburgo no aportarán nada nuevo.

La familia ha tratado de justificar los delitos que se les imputan por un legado del abuelo Florenci que más tarde habrían multiplicado gracias al éxito cosechado una serie de operaciones financieras durante los años ochenta. Sin embargo, el juez encargado del caso, José De la Mata, aduce a la corrupción como la razón principal del enriquecimiento del clan Pujol.

Principal imputado

Todos los miembros de la familia están imputados, aunque es Jordi Pujol Ferrusola el verdadero protagonista de la causa. El primogénito de los Pujol manejó los fondos familiares desde los años noventa, cuando sustituyó a un gestor profesional. La apertura, en 1990, de una cuenta en el banco andorrano Banca Reig por Jordi Pujol está considerado como el inicio de las actividades ilícitas de la familia.

Temas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *