Cuando instagramers españoles confunden una cantera minera con un idílico lago turquesa


Varios instagramers españoles han sufrido problemas de salud después de bañarse en una balsa del Monte Neme, en Galicia, al norte de España. Irritaciones cutáneas y problemas estomacales, por un baño en estas aguas turquesas, que esconden el problema de contaminación minera de la zona.

No se trata de un lago paradisíaco, sino una cantera abandonada de cuarzo para la extracción de áridos, que data de los años 1975-1980, y su atractiva tonalidad se debe a los sólidos en suspensión. Anteriormente, el espacio albergaba una mina de wolframio.

Hay seis balsas producto de esta actividad minera y solo algunas mantienen agua durante el verano.

“Más allá de los problemas de salud que pueden conllevar las actividades recreativas en una balsa minera, es un problema de seguridad personal porque puede haber caídas, incluso víctimas mortales”, explica a Euronews Ramón Varela, periodista ambiental y portavoz de Salvemos Cabana.

Este colectivo ecologista pide a la Junta de Galicia que tome medidas de seguridad y que se delimite y prohíba la entrada para evitar que las fotografías acaben en accidentes graves.

“Los fines de semana es una especie de romería y es un sitio peligroso, porque es un paisaje generado por los jugos industriales”, dice Varela que enumera los dos problemas principales de este área. Por un parte, es una zona de fácil acceso y, por otra, el riesgo de taludes puede suponer caídas de hasta 30 metros de altura.

Además, las balsas no solo son peligrosas por la calidad el agua, sino porque hay una zona de barros en la que te puedes quedar atrapado, añade.

“El acceso a las balsas está cortado por una serie de piedras grandes que se pueden sortear con facilidad a pie”, señala. “El único cartel de peligro se conserva en la zona superior, el tramo de acceso está completamente libre”.

Salvemos Cabana lamenta que haya un problema de seguridad y restauración, cuando la legislación regional dice que hay que tratar los complejos mineros abandonados.

Varela señala que hay un precedente grave, en 2014, se rompió una de las balsas mineras de este complejo, liberando un vertido tóxico de 24 mil metros cúbicos que alcanzó dos núcleos de población.

“La Junta de Galicia tendría que haber actuado mucho antes, solucionando el problema del Monte Nemen, estamos pidiendo que se sellen y se drenen, solucionando el problema de seguridad”,

Una imagen del fatídico embalse incluso se utilizó como promoción turística de la región. “Ha sido el despiste de alguien”, explica Varela. “Erróneamente Turismo de Galicia lo utilizó para promocionar el turismo en la región como si fuera un paisaje idílico, cuando en realidad es un paisaje minero que está devastado y sin restaurar”.

Los instagramers rusos, también cegados por el color de las aguas

Con la moda de Instagram en alza y en pleno verano boreal, el caso del Monte Neme ni es único en Europa, ni podría ser el último de este tipo.

La tonalidad turquesa de un lago en Siberia, en Rusia, también ha atraído a turistas en bikini, parejas y muchas instantáneas en Instagram. Pero, a pesar de que a primera vista parece un paraíso, el lago de Novosibirsk -conocido como las Maldivas siberianas- es en realidad un vertedero industrial.

El propietario, la Siberian Generating Company, atribuye el color brillante del agua a los óxidos de calcio -sustancias que se encuentran en la cal viva y que son perjudiciales para los seres humanos- y a las aguas poco profundas.

Uno de los instagramers Alexei Cherenkov, que consiguió gran atención en esta red social por una instantánea de sí mismo surcando las aguas contaminadas sobre un unicornio hinchable, dijo que “fue allí para obtener una bonita imagen. Nuestra ciudad es gris y este es uno de los lugares más hermosos disponibles”.

“El sarpullido ya ha desaparecido, pero no recomendaría probar esta agua”, agregó.

Lee | Por qué no todo es lo que parece en turquesas aguas de “las Maldivas de Siberia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *