Podemos mantiene la mano tendida a Sánchez pero traslada su malestar con Ábalos



SeguirVíctor Ruiz de Almirón@vic_almironSeguirGregoria Caro@gregoriacarodMadridActualizado:18/06/2019 23:19hNoticias relacionadas

PSOE y Podemos siguen jugando su partida de mus de cara a la investidura y a la conformación de Gobierno. Ambos se precisan, con desigual intensidad, para evitar la eventualidad de unas nuevas elecciones que los dos rechazan. Pese a que el juego estratégico haya llevado a ambos a forzar la máquina coqueteando con el adelanto electoral. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reunieron en la tarde del lunes en un encuentro secreto, o «discreto» como prefieren llamarlo. Una conversación que no figuraba en las agendas ni de uno ni de otro y de la que lo único que trasciende es que siguen sin acuerdo.

Fuentes socialistas confirman la celebración de esta cita pero, sin dar más detalles, aseguran que por el momento «las posiciones están muy alejadas». Al término del sanedrín, sin embargo, Iglesias expresó que cree «las cosas van a salir bien». Los relatos no coinciden. Sin una fecha concreta todavía para la investidura, desde el PSOE siguen «con la máxima disposición de entendimiento» con el líder de Podemos, al que señalan como «socio preferente».

El nudo gordiano de esta negociación está en la entrada o no de Iglesias en el Consejo de Ministros. El significado de «Gobierno de cooperación» para Podemos es estar dentro, mientras que desde el PSOE se insiste en que ese sintagma no es un sinónimo de coalición.

Las cuentas que manejan los socialistas no son por el momento una garantía de gobernabilidad, habida cuenta de Sánchez depende de la abstención de ERC para ganar en segunda vuelta. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, expresó el lunes que Sánchez está dispuesto a enfrentarse a una investidura sin tener atados los apoyos.

Antes esta derivada, Iglesias insistió en varias ocasiones en que ya negoció la mayoría absoluta al PSOE para la moción de censura y no lo hará dos veces. Desde el entorno del secretario general, sin embargo, están abiertos a «echar una mano» al PSOE sin convertirse en palanganeros. Aunque no han hablado con otras fuerzas no se atreven a descartar que pueda ocurrir.

La estrategia de Iglesias es aparentar estabilidad frente al embrollo del Ejecutivo en funciones. Desde el 28-A, él y Sánchez se han visto tres veces y en Podemos se respira tranquilidad en torno a sus encuentros. No obstante, sí que admiten que los últimos «bandazos» Ábalos están generando malestar en las filas moradas. La semana pasada el socialista no descartó la entrada de Podemos en el Gobierno, pero horas más tarde compareció de nuevo para enmendar sus palabras.

El debate de qué papel jugará Podemos en el Ejecutivo se pondrá sobre la mesa como último punto, aseguran fuentes del partido, que además revelan que los próximos días se mantendrán más encuentros para seguir trabajando en un acuerdo programático.

Temas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *