Isabell era madre de una niña y no se pudo salvar a la bebé que esperaba



A. C.@ABC_CValencianaVALENCIAActualizado:12/06/2019 09:36hNoticias relacionadas

La Policía Nacional centra las pesquisas en el entorno personal de Isabell Elena Raducanu, la mujer hallada muerta este martes en su domicilio de la localidad valenciana de Játiva. Los investigadores otorgar credibilidad al testimonio de su pareja, que fue quien dio la voz de alarma al encontrar a su compañera degollada tras volver de trabajar, y no apuntan a la vía de la violencia de género.

De hecho, hasta ahora no hay detenidos. Tampoco constan denuncias previas ni antecedentes por malos tratos en la pareja, que apenas llevaba un año viviendo de alquiler en la casa en la que Isabell fue asesinada.

De acuerdo con las fuentes consultadas por ABC, los investigadores tratan de esclarecer lo que sucedió desde que Isabell fue vista salir de casa a las once de la mañana hasta las cuatro de la tarde, cuando Juan Vicente, su compañero sentimental, la halló muerta. Una vecina relató que una hora antes escuchó una fuerte discusión en el primer piso del número 3 de la calle Francisco Gozalbes del municipio valenciano en el que se perpetró el crimen.

Isabell Elena Raducanu tenía 36 años, era madre de una niña y esperaba otra pequeña, que no pudo ser salvada. La mujer estaba embarazada de seis meses. Hace dos meses, el 10 de abril, había publicado en su cuenta de Facebook la imagen de la ecografía de la pequeña, para la que ya tenía decidido el nombre.

Toda la ilusión se truncó este martes, cuando fue asesinada. Isabell presentaba una herida letal en la parte izquierda del cuello producida por un cuchillo de grandes dimensiones y un golpe en la cabeza. Estaba desnuda y tendida en el suelo bocaarriba sobre un charco de sangre.

La puerta no estaba forzada

La puerta del domicilio no estaba forzada, por lo que fuentes conocedoras de la investigación señalan que la Policía no cree que el móvil del crimen fuera el robo. Al respecto, apuntan a las declaraciones de la pareja de la víctima para conocer algunas relaciones personales de Isabell como posible clave para el esclarecimiento de los hechos.

Lo que sí pudo constatar la Policía es que Juan Vicente, de 32 años y natural de la vecina localidad de Alberique, estaba trabajando en un almacén agrícola cuando se produjeron los hechos. El novio de Isabell colaboró en todo momento con los agentes y estuvo presente en la inspección de la vivienda.

Así, los investigadores esperan al resultado de la autopsia que se practicara este miércoles en el Instituto de Medicina Legal de Valencia para conocer las causas exactas y la hora de la muerte de Isabell, además de saber si pudo haber sido agredida sexualmente.

Este miércoles es día de luto en la ciudad de Játiva, con todos los actos institucionales suspendidos, según un decreto que ayer hizo público el alcalde, Roger Cerdà, que también ha convocado para el mediodía una concentración ante el consistorio en repulsa por este crimen.

Temas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *